Pulso Fugaz - Sala de Arte Aiep

Pulso Fugaz - Sala de Arte Aiep

Sala de Arte Aiep
4 Octubre 2018 al 8 Noviembre 2018

Nada es para siempre salvo el cambio constante”

Buda

¿Cuál es el tema de la obra de Paloma Gómez? ¿La naturaleza del lenguaje de pintura y dibujo? ¿La captación y la belleza de lo fugaz? ¿La lucha, o más bien el diálogo, de la luz y la oscuridad en el contexto de la vida urbana nocturna (como se observa en su serie de los Nocturnos y los Movimientos)? ¿La relación existente entre fotografía y pintura? ¿El significado que podemos otorgarle hoy a conceptos como “figurativo” y “abstracto”? ¿El cómo nuestra forma de ver se ha ido modelando con la tecnología que utilizamos cotidianamente para captar imágenes? Todas estas preguntas parecen adecuadas para indagar acerca de sus motivaciones artísticas, especialmente en las series que componen esta muestra.

En ella, nos encontramos con escenas que recogen parte de la atmósfera de la ciudad tal como la experimentamos cuando estamos sumergidos en el tráfago cotidiano: cruzando una calle en medio de torres de edificios, luces del tráfico captadas velozmente desde el asiento de un bus del Transantiago, la visión caleidoscópica de reflejos en las vitrinas o en los cristales de una fachada, alumbrado público y semáforos: todo ello nos interpela como espectadores activos, porque en sus obras reconocemos nuestra propia forma de ver, acostumbrada a leer la realidad desde el medio fotográfico y todas las variantes que conocemos en la contemporaneidad, desde el cine y el video hasta la imagen digital, internet y las redes sociales. La obra de Paloma Gómez resuena con las reflexiones de artistas que han puesto en juego la tensión entre pintura y fotografía, como Gerhard Richter o David Hockney, y también con quienes se ocuparon de tematizar la velocidad, el movimiento y el paisaje nocturno, donde la ausencia de luz natural otorga un inusitado protagonismo a la tecnología de las bombillas.  Sobre esto último, vale la pena mencionar que nuestra artista construye su repertorio de imágenes incluyendo lo que podríamos llamar, a primera vista, “fallos” o “errores” de una toma, como la “falta” de un pulso firme o la difuminada silueta de un haz luminoso. Esto, claramente, nos llama a cuestionar la validez de nociones como “legible”, “discernible” o “figurativo”, dejando atrás la idea de que existe una manera “correcta” de ver. Hoy en día, luego de toda una serie interminable de innovaciones en la imagen, Paloma interviene el registro fotográfico a voluntad para crear sus bocetos, y se sirve de todas estas posibilidades para enriquecer nuestra manera de ver el mundo.

 

Luis Felipe Cortés - Curador